Situación del avetoro en Castilla y León

En Castilla y León únicamente hay datos de reproducción histórica de avetoro en la laguna palentina de La Nava (Palencia), al menos hasta los años 50 del siglo XX. Posteriormente existe información de al menos una pareja reproductora en la provincia de Zamora en los 80 y algunos datos más de aves cantando en ciertos humedales de las provincias Palencia, Ávila o Valladolid donde no se ha podido comprobar la reproducción.

Durante los pasos migratorios, su distribución aparece muy dispersa por diferentes zonas húmedas de la Comunidad. No obstante en la última década se ha puesto de manifiesto la importancia de la región, y en particular la provincia de León para la especie, tal y como se puede observar en la evolución de los registros y observaciones de la especie que se muestra a continuación.

En la provincia de León el avetoro ha sido un ave muy escasa hasta la última década. Con anterioridad sólo se tienen cuatro registros, la primera observación registrada data del año 1970 en el río Porma en el término de Villarente, posteriormente existen registros en el lago de Carucedo en 1987 y 1993, y en la laguna de Villadangos del Páramo en 1992. A partir de 1999 se comienza a registrar su presencia en la Laguna Grande de Bercianos y en varios humedales del cuadrante suroriental de la provincia. La especie es detectada en diversos tipos de humedales como lagunas, ríos, embalses y graveras, mayoritariamente del sur de la provincia.

Desde el año 2000 se incrementan exponencialmente las observaciones de aves, mayoritariamente durante el periodo reproductor.

Observaciones avetoro nuevo

Datos procedentes del informe “Conservación del avetoro (Botaurus stellaris) en la provincia de León“, 2011, autores: Javier García Fernández, Eduardo Sotolargo Meroño y Nacho Rodríguez Martínez. Informe inédito. Junta de Castilla y León.

La Laguna Grande de Bercianos del Real Camino es la localidad principal del avetoro en la provincia de León. Entre 1999 y 2011 concentra el 52% de las observaciones regionales y el 79,5% de las provinciales, la mayor parte durante el periodo reproductor. Las primeras observaciones comienzan en abril del año 1999 y se prolongan hasta la actualidad, con gran número de registros de machos cantando, se han llegado a observar hasta cinco aves simultáneamente y escuchado hasta tres machos cantores. Además, en los últimos años se han detectado otros machos cantando en pequeñas lagunas del Payuelo y del Páramo Leonés, que mantienen un nivel hídrico adecuado debido a los cultivos de regadío colindantes. En ninguna de las localidades se ha confirmado la nidificación de la especie.

Los primeros registros de machos territoriales se escuchan en abril de 2000. Desde entonces se han registrado cantos todos los años excepto en 2010. La distribución de las vocalizaciones es propia de aves reproductoras, entre el 13 de febrero (2009) hasta el 11 de agosto (2002), con máximos en los meses de marzo y abril.

Deje su comentario

Su dirección de correo electrónico no será visible